El cliente quería conseguir que su vivienda tuviera un concepto abierto, uniendo la zona de día en un único espacio, para dar mayor sensación de amplitud.

Por ello integramos la cocina en la vivienda, abierta al pasillo, y la transformamos en una pieza clave de la decoración. Haciendo uso del mismo papel pintado, conseguimos dar la sensación de que salón y cocina formaran parte de un mismo todo.

Si quieres conocer nuestras ofertas y trabajos que realizamos, pincha aquí.